lunes, 26 de julio de 2010

SUSURROS EN LA SOMBRA




Del viento y las arenas sale la voz del alma
La misma que suena en las montañas.
De ella tomo el sonido y los algoritmos de la vida.
Esa que se pega en mis sentidos
y toma para si mis pensamientos.

He cabalgado hasta hoy al infinito
cual guerrero solitario en medio de la nada.
Al llegar al fuerte de las ideas,
combato en sus murallas la nostalgia.
¡Es el deseo de lo inmortal! Diría la carne.

La batalla ni es corta ni es larga.
Su tiempo es eterno.
Como lo son tu silencio y el tiempo
de la mirada en tus ojos color nácar.
Ando y desando en lo inmoral.

La desnudes de las ideas.
El destemple de mis pasiones.
La agonía de mi espíritu,
y esta angustia tan mía y solo mía.
Para decir…te quiero.

Estampas en la piel

Y en tu piel estampamos los amores. De esta copla que desgarra el alma. Dejando acongojado cada latido quieto, ese que quizás saldría...