Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de mayo, 2017

SÍ Y ENTONCES

Si lees estas líneas. Si piensas en mí. Si sabes lo que siento. Si sabes cómo pienso. Si entiendes lo que siento. Si puedes ver lo que te digo. Entonces no preguntes. Entonces no te enojes. Entonces no llores. Entonces sabrás que marche. Entonces puedes comprender. Que mis ausencias ya serán eternas.


NO DESEO PERDERTE

Dime si necesitas un héroe 
para tu corazón. 
Dime si necesitas un timonel 
en tus palpitaciones. 
Estamos frente a tu puerta. 
Frente a tus ojos.
Delante de tus labios.
Dime si necesitas un héroe.
Que te abraces tiernamente.
Que te cante al oído.
Y cuide tus sueños.
Si me lo dices suavemente,
Te daré lo que tengo.
Mi vida entera.


QUE TE PASA CORAZÓN

¿Por qué sigo junto a ti? No lo sé. Amor. Solo siento la nostalgia del tiempo. Las caricias pasadas. Las mañanas entre las almohadas. Y el aroma de tu esencia de mujer. ¿Por qué sigo junto a ti? Todavía no entiendo al traidor de mi corazón. Quizás es que temo perderte. Tal vez odio las despedidas. Y me aferro a nuestros recuerdos. Si sumamos los olores de la vida Esos que juntamos en los atardeceres. Tendría un arcoíris de placer junto a ti. No te marches, no me dejes en la soledad de la noche. Porque nuestro amor jamás puede caer. Lo atesoramos en los sentimientos.



COLGADA EN LA VENTANA

Cada mañana te veo en la pared de mi mente. Estas en las divisiones de mis locuras y corduras. Puedo desear olvidarte cada día, pero eres esa idea que une mis sentidos.
Pienso y confieso que te amo. Es locura galáctica lo que siento. Pero es locura de la buena, de la bonita. De esas que llegan al corazón
Y te matan de pasión.
Entender como amarte no es fácil, pero tampoco paradójico. Son solos sentimientos tejidos de complicidades y circunstancias. Tú amándome y yo, tratando de entender a mi corazón.
Te sigo viendo colgada en mi ventana. Esa de mis sentimientos, La de mis ganas, La de mis deseos, La de mis sueños, La de mi vida.





DÉJAME ESCRIBIR

Déjame escribir sobre tus líneas. Esas que nadie ha tocado. Las que esconde en tu coraza. Déjame escribir los garabatos del alma. Los que hago con las ideas, los que plasmo con mis sentidos.
Déjame plasmar en cada poro, las querencias que guardo. Las que nadie te ha dicho, las que nadie te ha hecho. Y plantar dentro de ti el placer de lo prohibido hecho realidad.
Déjame voltear la página de tu cuerpo. Y llevar lo inadmisible a la realidad. Posando los sentidos, apaciguando los temores, en tu piel ruborizada con la verdad. Descubriendo que ere vida en la inmortalidad.
Déjame escribir sobre ti,
lo que nadie te hizo jamás.