miércoles, 27 de enero de 2010

A TI C.J.


Se apago la idea de la quietud.
Cómo daga en la noche
enterraste las palabras en mi alma
Sangrando la vida fecunda.
Muere un cuerpo en la soledad.

Se rompió el verbo.
La palabra.
El silencio.
La quietud.
La vida.
Ya los colores no son pasteles.
Son negros.
Grises.
Oscuros.
La gota maldita cayo lentamente.
Salpico el aura de la vida.
Agoniza la existencia.
Ya no respiro.
La escritura no canta.
Muero en vida.
Quien soy,
Dímelo tu.

Y SI ME DAS UN BESO

Y si me das un beso. Uno debajo de cada bombilla. Uno a la luz de las luciérnagas. Pero solo uno. Que me parta el sentimiento; abriéndome el...