viernes, 30 de diciembre de 2011

A DONDE ESTES


Tres deseos pediste en la cama
tres añoranzas te di.
Mas ni la una ni la otra comprendí.

Tres palabras me dijiste,
y una la cumplí.
Pero las otras con el tiempo
al viento las deje.

No sé si fue la fuerza de la idea,
¿Quien tomo el camino que vivimos hoy?
Solo el recuerdo de un quejido me queda
grabado en la memoria eterna del olvido.

Camino en la penumbra de un verso
escrito a destiempo.
Garabatos insatisfechos
tu imagen ya no queda,
murió con la tarde de ese día…
de tu llamada.

JUNTO A MÍ


Está mojada la noche
como la negrura de tus ojos.
Ojos negros como azabache,
pertenecientes a mis locuras de ganas
y de deseos.

Está mojada la idea,
preñada con el entusiasmo
de tu figura.
Ideas perpetuas de encantos taciturnos,
en la cadencia de las palabras tuyas.

Están empapados los cuerpos.
Frenesí del carnaval humano.
Remolinos de envolturas.
Tus brazos y los míos.
Unas ganas complacidas.

Llueve.
Solo el coloquio del monologo de la lluvia
suena en el eco de los sentidos dormidos.
Mojamos los parpados con las ternuras
de lo complacido.
Secados con tus labios rojos,
al roce de los latidos alocados.

BREVEDAD DEL ALMA


Para sentirte tan mía y tan cerca
tengo que caminar entre flamas.
Quemar estas ganas,
y dejar en libertad mis ideas.
He saltado de la cama
como Adán impertérrito
tan solo para preguntarte
si puedo dejar mis puntos
en tus líneas negras del alma.

NOSTALGIA DE TI


En el crepúsculo de los días,
salió la nostalgia de tu imagen.
En la necesidad de la esperanza,
busco esos labios alocados de tu boca.
De esa que en el misticismo del clímax
fueron míos.

Puedo andar como vagabundo errante,
ave sin descanso ni vuelo fijo.
Escucho el silbido del rayo,
más nunca la negación de tus besos.

Soy la cigarra nocturna del bandoneón,
ese que en noches de bohemio
se deja escuchar debajo del viejo farol.
Canto a la inventiva del corazón.

Más repito como cascada,
que corre en el tiempo del olvido.
Tan solo tres deseo pediste
más ninguno te di.
Tres palabras me dijiste,
y una la cumplí.
Pero las otras con el tiempo
al viento las deje partir.

COMO CUESTA AMARTE


Vivo en la holgura de un verso
navegando en la cresta de esta idea loca.

Desvarío con la inocencia de la palabra,
ninfa de la soledad nocturna.

Desdoblo la quietud,
como lo hace el alma a la piel
eterna de la idea virgen.

Cabalgo en los brazos de la soledad
del silencio.
Silencio que ya no es inocente.

Hoy he violado tus códigos de alma,
he remado en las líneas de mi cuaderno.
Anotando las imperfecciones de mi vida.

Soplo estas coplas que no riman,
viajantes eternas de locuras.

Es esta melodía de sátiras,
de tu alma junto a la mía.

Quiero decir cómo te amo.
Pero no lees las entrelineas.

Que le hacemos a las ideas.
Ya no son de nosotros…son del infinito.

ESCRITURA


Déjame escribir en tu piel
estos deseos galácticos.
Tomando como lápiz fugas
mis labios taciturnos.
Y tu mujer.
Escribe en mi pecho
las caricias de una tarde.
La candidez robada
a tus ojos grandes de luceros eternos.
Escribiré en el rubor de tu vientre
cuando se erizan las ideas,
este fuego que me quema
y solo tu presencia calma.

A MEDIAS


Ya terminan los crepúsculos
dejando en cada tarde un deseo.
Ese deseo de poseer lo eterno.
Lo prohibido y las complacencias
de la vida.
Cuando llegaron los sentimientos
llenaron los espacios infinitos,
dejados por el tiempo de las andanzas.
Tan tuyas y tan mías.
Cuando agotamos los crepúsculos
de las ideas.
Somos como las notas discordantes
de esta guitarra díscola tan tuya y tan mía.
Sonata de un deseo que no expresa nada,
dejando con su presencia en el viento
ese aroma eterno del amor consumado.
Cuando miramos el horizonte de los caprichos,
veo el rocinante de mis aventuras.
Si pudiera agarrar al travieso idilio
de la juventud ya pasada.
Regresaría a tus labios y las caricias
de los crepúsculos capitalinos.
Entre una mirada perdida y la sonrisa
de un te quiero.

Y SI TENGO GANAS


Sácame las ganas.
Las que tengo dentro.
Tan dentro de mi alma que me queman.

Sácame las ganas.
Las que me matan.
Estas que corroen mis sentidos.

Sácame las ganas.
Picazón punzante en mi pecho.
Las que corre por mis venas.

Sácame las ganas.
Al desnudar los sentimientos.
Los que no puedo ya esconder dentro de mi.

Sácame las ganas.
Las que me sacan sangre.
Al morder mis labios cuando te veo.

Y cuando ya solo tenga paz.
Entierra este cuerpo exhausto.
Donde, en tus rezos te pueda ver.

Por si acaso me queda algo
de estas ganas de amarte.
En la muerte… también sacármelas.

LA LUNA EN LA VENTANA



He colgado la luna en mi ventana
dejando guijarros de la piel en el intento.
Pedazos de mi alma,
un suspiro de las intenciones mías.

En el marco de mi ventanal
flamea la coqueta mujer.
Incitando a lo irremediable,
la dulzura del lucero.

Su imagen de mujer coqueta,
deja perplejo a la intención.
Intención de un pensamiento
impúdico…quizás impublicables.

He colgado la luna en mi ventana.
Quizás su luz ilumine tu cara llena,
llena de las ganas de vivir.
En el bacará de los cristales eternos
del amor.

He colgado la luna en mi ventana.
Donde tus ojos reflejan la alegría
de la inocencia de la noche.
La candidez de las ganas,
tuyas y mías

¿POR QUÉ NO FUE?




PARA ENTENDERME TIENES QUE BUSCAR EN MI CORAZON


Hoy junto a mí murieron mis ideas.
Ideas que sembré con palabras huecas
llantos falsos.

Hoy, he dejado una vida inerte.
Expresiones tiradas al viento
balas disparadas sin blancos fijos.

Cuando me hablaste con tu sonrisa
simple y tu carita llana,
jamás supe el dolor que sentiría.

Jamás supe la angustia mía.
Hoy y junto a mí:
Murieron mis ideas.

Tormento que arrastrare como pesadas cadenas.
Aleluya de lo incomprensible.
Se fue la vida…tirada en el balde de agua.

Hoy y con las ideas de ayer,
anacronismo maldito de palabras huecas
Murieron mis ideas.

Hoy mate una esperanza.
Arrugue el papel de mis líneas curvas.
Dejé sin punto final mis garabatos mustios.

Al final y al cabo de las cosas simples,
cuando ya casi nada tiene valor.
Hoy y junto a mí murieron mis ideas.

BREVEDAD EN EL PARPADEO



Hicimos el amor en la rapidez de las ilusiones,
Cuando juntamos las circunstancias de las ironías.
Dejamos en un segundo plasmado todas las ideas.
Más hoy,
Cuando revisamos los temores.
Solo atinamos a decir.
Hicimos el amor…si el amor eterno.

ERES



Al compás de tus pasos en la lluvia
detuve mi mirada junto a la puerta.
Bañaba tu figura el lugar,
se mojaba la gota de agua con tu cuerpo.

Fije mi mirada de ojos negros en la danza eterna.
En la danza eterna de la idea de mujer.
Que con su cuerpo bañaba la estancia de mis
ganas.

Lentamente y sin pensarlo
puse mis manos en la tosca madera,
y tu piel como fina seda estremeció mis sentidos.
Al compás de tus pasos en la lluvia,
Deje la inocencia clavada en ti.

BURBUJAS DE ALIENTO


Mezcla de las circunstancias y las fantasías
hace presencia la melancolía de estos días grises.
Movía el destino sus hilos enmarañados,
tejiendo las adulonerías de las querencias
junto a la concupiscencia de los amores.

Ellos, los enamorados.
Dejan entrever las intenciones.
Y yo, aquí taciturno como espectador incansable
le doy vuelta a esta vida mía tan arraigada a la cotidianidad,
para verte en los reflejos de las ideas del día.

No se: trato de darle forma a las incongruencias.
Dejo el madejo de ideas correr,
y solo desesperanzas atrapa mi enredadera galáctica.
¡Que de mí y las desventuras!
¡Cuanto siente mi alma en pena por tus amarguras!

Desplantes del alma en luna llena.
En esta piel que reclama de ti.
Y tú que no vienes ni te asomas en la distancia;
Para dejar el aliento de los mortales en mi boca.
¡Que de mí y de mis anhelos!
Muertos en el jardín de los deseos.

Dejo las ganas guardadas,
ya no sirven como escudo sempiternos
de alegorías y querencias.
Humano soy.
Rio con tu presencia y seco las lágrimas
con la partida de la tarde.
Escondido a la sombra de la puerta de mis sentimientos.

SIMPLICIDADES



Nadie lloraría por mi muerte,
tampoco saldrá una lágrima
por mis dolores.
No dejaran de acontecer los atardeceres.
Ni la luna dejaría de tener sus embrujos.

Seguro estoy de no escuchar mis latidos,
con la partida de esta osamenta.
Seguro estoy que mis pupilas
no brillaran más que el sol.

Pero te imaginaría lo que pasaría
si me regalaras un beso.
De esos soñados con las ganas
galácticas de los tiempos.
Y no lo guardara en la génesis
de las cosas eternas.

Sencillamente moriría.

AMANTES



Caían las burbujas interminables de las ideas,
jugada de la vida y el amor.
Donde perdemos los amantes.
En ese intento de juntar la vida
que perdemos entre los dedos del alma.

Temor eterno a mis fantasmas.
A los que se fueron y los que están.
Jugamos a lo imposible,
dándole a la suerte su rol de ruleta.
Complejidad de mis concupiscencias carnales.

Intento atrapar la caída,
de estos amantes galácticos.
Trato de que renazca el amor,
en una burbuja de agua infinita
que habita en mi corazón

TOCANDO MI GUITARRA



Era la canción de la noche,
aquella que entonaba la tristeza.
La que escuchaba el corazón solitario
de la cigarra y el grillo.

Así eran mis pensamientos.
Díscolos y desatinados a tu llamado.
Deteniéndome en pequeñeces,
sin fijar las pupilas en tu sombra.

Deje el silencio de mis pensamientos,
al borde de tu respiración.
Recogí el fruto de mis plegarias.
Una mirada tuya.

Así llego la partida de los tiempos.
Cuando la guitarra sonó la última nota.
Era tu canción preferida.
Esa que solo un corazón puede tocar.
Un monologo eterno.
Un si en mi boca

A MIS HORAS DE SILENCIO



¿Dime qué haces?
Le hago el amor a la vida
para satisfacer mis sentidos
y mis ganas.

Me cobijo en la esperanza de la muerte,
silencio eterno de lo desconocido.
De ahí mi esperanza,
amarte hasta en la muerte.

Desde el tiempo atómico de tus ojos,
aquellos que miran mi alma.
Dejo en ti depositada
estas ideas de mi alma.

Si me dices que haces,
te diré lo que quiero profusamente.
Aunque hablo de la muerte,
deseo tu vida eternamente.

Me diste con miedo las caricias
que ha hurtadillas robe.
Más fue la pasión por ver,
que las ganas que encontré.

¡Hay! De mis desamores.
Solo es el silencio que consumo.
Cuando entre líneas dejo ver
lo que con besos hacemos.

¿Dime qué haces?

PARADOJAS



Atrapadas por las ironías del tiempo
quedaron las mariposas.
Figuras esculpidas sin cinceladas
de la naturaleza.
Al engalanar el amanece de las ideas.

Eternas.
Si,
eternas en la impresión de la vida.
Así quedaron ellas,
las mariposas.

Mariposas,
vuelo infinito,
buscando la eternidad cósmica.
Plasmada en las encrucijadas del alma.
Así abiertas,
quedan,
alas, ideas.
Pero,
mariposas al fin.
Elegantes y frágiles
atrapadas en las ironías del tiempo.

Si, así.
Esta metáfora de sortilegios,
contrastes de las fuerzas.
Yacen sus figuras astrales,
pero,
por encanto de la vida.
Dejas en mí ese aleteo pétreo
en el viaje eterno de las ironías.

Así es el amor,
Cuando no lo regamos con lágrimas

martes, 6 de diciembre de 2011

NO HAY NADIE DETRAS DE LA PUERTA




Mira, a ti mujer..
La que va dejando la huella de sus sueños,
en la senda de mis pensamientos.

Mira, a ti mujer..
La que dibuja mis ideas,
en las tardes pintadas de sol y luna llena.

Si, a ti mujer..
La que recoge los suspiros en canastas de corazones
esparciendo los petalos de los sueños en mis sentidos.

Mujer, la de mis ruegos..
Bien sabes como salta mi pecho,
cuando pasas por mi lado como mariposa de primavera.

¡Hay mujer! Mujer..
Bien sabes que eres la idea de mis sentimientos,
la llave de mi gloria y el calvario de mis sufrimientos.

Mujer, mujer..
Si, tu mujer…la que sabes cuando se detiene el tiempo,
en las pupilas del amor.
La que va dejando la huella de sus sueños,
en la senda de mis pensamientos.

PORQUE TE QUIERO

Como las arenas del desierto y el sol que las quema. He andado tu mundo. Caminado tu universo. En días contados en el tiem...