jueves, 27 de agosto de 2009

A TI AMOR


A ti amor,
Que me das la vida en cada gesto que haces en el universo de nuestras almas.
A ti amor,
Si a ti, que entregas en cada beso y en cada suspiro el alma.
A ti amor,
Que rayas con la mirada las intenciones del cuerpo, marcando las líneas de lo tomado.
A ti amor,
Que dejas en el verso y las palabras más que alma y corazón,
A ti amor,
Que te entregas en pasión loca sin dobleces ni engaños,
A ti amor,
Mis palabras y mis pensamientos, lo que soy y lo que siento.
Todo cuanto tengo,
Mi vida.

lunes, 17 de agosto de 2009

TÚ y LA ESPERA


Que fría que esta la noche,
el viento golpea mi cara,
que se crispa al notar las caricias
de tan seductora mujer.

Entremos...
posémonos en el lecho eterno
del amor. -alcemos los brazos-
hasta cerrar helados nuestros cuerpos
el uno con el otro.
Confundirnos en uno solo,
en un aliento,
en un suspiro.

Besar tus pechos
hasta que té espacie de placer
tocar cada pelo de tu frente
enmarañada.
Con la furia del viento de la tarde.

No te canses de esperar.
Todo día tiene su aurora.
No hay placer más grande
que esperar extasiada la venida
del amor, en el amanecer.

miércoles, 12 de agosto de 2009

OSCURIDAD


Rotos los cristales de la vida,
se enmudecieron las palabras
eternas.
Sus pasos solo son recuerdos
entre piedras y arenas.

La soledad de tu ausencia
hizo mella mi espíritu
salvaje.
Hilvanando el sonido
de tu voz en mi pecho,
busco la paz de la vida.

Dime soledad.
¿Por qué calla su voz?
Ya no tengo la presencia
de sus besos.
Ellos se rompieron con su silencio
eterno.

Con su partida fugaz.

sábado, 1 de agosto de 2009

Volaran las golondrinas



Dime tú si eres jilguero.
¿Por qué gime la montaña?
¿Por qué su llanto en la cumbre es tan lastimero?

Dime tú si eres jilguero.
¿Por qué su llanto lento en la cumbre?
¿Por qué corren a raudales sus deseos?

Dime tú que cantas y silbas como nadie.
¿Por qué ya no más hay alegría en el campo?
Dime tu cantor eterno de las cumbres.
¿Dónde se posan las alegrías de los chicuelos?

Ya no canta más mi prado.
Murió con la lejanía de los cantores voladores.
Esos que entonaban con sus aleteos las melodías
de la natura eterna.

Dime tú hermano cantor.
¿A dónde se va tu voz?
Cuando ya el campo no entona una melodía
porque murieron sus cantores.

Dime tú si eres jilguero.
¿Qué hago con la furia de mi pecho?
Las angustias del mañana,
La esperanza casi muerta.

Si lo sabes, dímelo.
Que la natura espera en vilo.
La suerte de la vida contenida en tus labios.