miércoles, 27 de enero de 2010

A TI C.J.


Se apago la idea de la quietud.
Cómo daga en la noche
enterraste las palabras en mi alma
Sangrando la vida fecunda.
Muere un cuerpo en la soledad.

Se rompió el verbo.
La palabra.
El silencio.
La quietud.
La vida.
Ya los colores no son pasteles.
Son negros.
Grises.
Oscuros.
La gota maldita cayo lentamente.
Salpico el aura de la vida.
Agoniza la existencia.
Ya no respiro.
La escritura no canta.
Muero en vida.
Quien soy,
Dímelo tu.

4 comentarios:

palomagrace dijo...

Rafita,deseo de todo corazòn que tu escritura no deje de cantar,mi querido amigo.

No te nos pierdas,porfi.

Abrazoss!

Perfecto dijo...

Recien llegado aquí, encuentro razones para quedarme. Enlazo tu blog y prometo volver.

Un cordial saludo.

Leni dijo...

Tal vez la palabra que emerge del alma...
Esa nunca se pierde.

Tristeza contenida en un hermoso poema.

Un abrazo

azpeitia dijo...

Muy bello y lleno de inspiración, un abrazo de azpeitia

LABIOS TENTADORES

Si mujer Con tus labios rojos Y tú boca que llama a pecado Tengo miedo de amarte De ser parte de tu piel Tu sombra a cada segundo...