EL TREN DE LAS 10:40 PM



Es tarde para pensar
El candil de mi alma
se apaga como la tarde.
La fuente de este amor
se va agotando.

He pagado el precio,
ya todo es silencio
alrededor de mi sombra.
Sí.
Todo pasará en la vida.
Las huellas del tiempo
borraran mis intenciones.
Tus ojos negros,
como el infinito cielo,
no miraran el pasado.

Hoy,
solo tengo tus palabras.
Nuestras aventuras,
tus deseos,
y tu los míos.
El silencio de la oscuridad,
la pasión que oprime las manos.
Un amor que se marcha.
Y yo,
que voy muriendo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

QUIERO HACERTE EL AMOR

MUJER

TOCANDO MI GUITARRA