UNA IMAGEN UNA IDEA UNA MUJER

Es difícil acostumbrarme a la soledad
como también al silencio de tu voz.
No dejo de pensar en la sombra
de tu cuerpo mujer.
Ni en las palabras dichas al viento.
Jamás cuanto el cántaro se rompe
vuelve a ser cántaro.
Jamás cuando el amor se quiebra
vuelve a ser amor.
Pero lo que si podemos hacer
dos que se amaron,
es buscar entre las cenizas
las brasas de la pasión dormida.

Comentarios

Entradas populares de este blog

QUIERO HACERTE EL AMOR

MUJER

TOCANDO MI GUITARRA