miércoles, 5 de noviembre de 2008

CUANDO HAGO TU PECADO


Mientras te observo mujer,

manejas los hilos de mis ideas.

Tejiendo con manos invisibles

las locuras de un amor otoñal.


Me dejo llevar por el embrujo de la cordura.

Marcando lentamente tu cara

con las sombras de las querencias,

placeres y tu magia de mujer bohemia.


Sentado,

talvez un poco solitario.

Sin meditar las oraciones sacrílegas

que me deja ver tu encaje morado.

Siento correr por mis venas

el burbujeo del sabor del placer.


Sin pensarlo quizás,

vas tejiendo esta enredadera en el alma.

Vana locura de las pasiones.

Pensamientos que guardamos celosamente,

en el anatema del pecado.

Tan solo míos,

tan solo muy míos.

No hay comentarios:

AMOR Y DOLOR

Cuando te han dicho que te aman Parece como si una cascada de agua fluyera por tus venas, la adrenalina corre como torrente al mar. ...