lunes, 17 de agosto de 2009

TÚ y LA ESPERA


Que fría que esta la noche,
el viento golpea mi cara,
que se crispa al notar las caricias
de tan seductora mujer.

Entremos...
posémonos en el lecho eterno
del amor. -alcemos los brazos-
hasta cerrar helados nuestros cuerpos
el uno con el otro.
Confundirnos en uno solo,
en un aliento,
en un suspiro.

Besar tus pechos
hasta que té espacie de placer
tocar cada pelo de tu frente
enmarañada.
Con la furia del viento de la tarde.

No te canses de esperar.
Todo día tiene su aurora.
No hay placer más grande
que esperar extasiada la venida
del amor, en el amanecer.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Bellísimo poema.

PalomaGrace dijo...

Que maravilla...cuando la espera es solo una coma en la eternidad del sentir.

Saludos,Rafa.

LABIOS TENTADORES

Si mujer Con tus labios rojos Y tú boca que llama a pecado Tengo miedo de amarte De ser parte de tu piel Tu sombra a cada segundo...