martes, 5 de julio de 2011

Esa tarde




Se estremecía la tarde,
cuando el trueno sonó.
Los estertores de tu cuerpo,
al compás de mi boca,
en cadencia alocada
que de tu boca salían.

Tomé tu néctar
al tocar tu boca entreabierta,
me diste el placer de los dioses,
tus quejidos de mujer domada.
Bramidos de placeres nocturnos.

Me obligaste a decir que si.
Al compás del frenesí de cuerpos.
Tú desnuda...
Yo como ola en movimiento,
volcando mi savia caliente.

Pasó el tiempo,
gotas de sudor como río,
arropan mi espalda morena.
Y tú, aferrada al deseo,
mordía de pasión tus labios.

Brota un quejido,
el éxtasis había llegado.
Y como jinetes galopando
emprendí,os la carrera
trabados en un mar de sábanas blancas.

Solos...
Sin pronunciar palabras,
fijas nuestras vistas quedaron.
Tú, ya era río.
Yo, solo soy agua mansa,
que esa tarde alegre corría.

No hay comentarios:

AYER TE DIJE MUJER

Ayer te dije mujer Cuando tus manos tocaban la sinfonía del amor. Que el universo solo tenía una versión de la verdad. Tú y solo ...