Ir al contenido principal

APOLOGIA DE MACHO CEDEÑO


ADAGIO DE LA NOCHE
Por Antonio Cedeño-Macho-
Rafael A. Chávez Gil nació en Santo Domingo, el 4 de septiembre de l955 , Medico, Poeta, y viajero del mundo. Terminó sus estudios en el Liceo Ramón Emilio Jiménez, de Santo Domingo. Doctor en Veterinaria graduado por la Universidad Autónoma de Santo Domingo.
Cursó estudios en el área de producción animal en la Universidad de Kansas, Estados Unidos y en la Escuela de Genética Animal de Québec, Canadá.
Contrajo matrimonio con la higüeyana, Catalina Josefa Poueriet, con quien ha procreado a Enrique y Michael. Co-fundador junto con otros higüeyanos del Grupo Ambientalista Manglares del Este, Produce el programa televisivo, Compromiso al mediodía, narrador, ensayista, y novelista de inéditas obras, a publicarse.
Si fuera chino, me hubiera parecido que sus padres al nacer habrían lanzado un objeto contundente por una escalera, para captar el sonido de sus nombres. Pero siendo más criollo que el merengue, hijo de dominicanos, me hace pensar que sus padres unieron sus apellidos, para buscar un nombre sonoro al poeta que acababa de nacer; por eso RAFAEL A. CHAVEZ GIL.
Adagio De La Noche, nutre la poética en el parnaso, higueyano, con rayos de luces como el rostro de la dama, que con sus ojos de miel ilustra su portada; y las cejas enarcadas, corriendo sobre su frente descansando sobre su aguileña nariz, que se desplaza hacia la comisura de los labios donde el poeta la besa y consume toda la ambrosía de su paladar en cada beso. Y luce exhausto cuando dice; Y para qué espero, / si ya no viene. / Para qué escribo / ya no hay cartero. / Para qué respiro/ ya no hay amor. / Solo hojas que se mecen al viento.
Estos brevísimos versos, trazan la temática del poeta Rafael A. Chávez Gil: El Amor. Y dice; “Una copa de buen vino / es como este amor... / Savia de ternura mañanera / aroma fresca perfumada de caricias / esta copa en mi boca / aplaca la sed de tu ausencia”. Y como verdadero poeta, salta, siente, vibra y palpita: “Pasaste frente a mí en un segundo fugas / nalgas mecidas al viento con fragor / labios carnosos y apretados llenos de deseos, / ojos inspirando pasión contenida”.
En su poema: “Aleluya, Aleluya, Aleluya / por que no pospone mi muerte. / Detén al enterrador de los odios / para el silencio del campo santo / embalsama tu corazón al amor”.
La poesía Chavezgilista, se enmarca en el romanticismo que nace de brazo con el existencialismo, que hace que el poeta piense y sienta su existencia espiritual, -hoy interiorismo- para dejar atrás al realismo y surrealismo. Los sentimientos de los románticos son desmesurados; en ocasiones, su ansia de infinidad choca con su finitud de hombre y esto lo conduce al desaliento a la sensación de fracaso. Esto promovió el suicidio de muchos románticos. Nace con JESÚS EL Nazareno, cuando produce la multiplicación del vino, la multiplicación de los panes y el pescado, o la Resurrección de Lázaro, sigue la corriente de los poetas franceses y españoles, que esparce por América el movimiento literario que encarna José Martí, y su discípulo mas aventajado que lo subleva Rubén Darío.
BIENVENIDO SEA ADAGIO DE LA NOCHE, EN ÉL ENCONTRARAS AL LEERLO, MUCHOS ADAGIOS PARA CONTARLOS DE DIA

Comentarios

Entradas populares de este blog

QUIERO HACERTE EL AMOR

Hoy quiero hacerte el amor,
en la desesperación de la inocencia.
En la rigidez de la palabra,
y en el temor de lo prohibido.

Hoy quiero hacerte mía,
donde solo existan tus quejidos.
Donde solo se escuchen mis deseos,
en la penumbra de mis labios.

Hoy quiero hacerte el amor,
y tenerte dentro de mi.
Dejando el fuego de la pasión
que nos queme en las cenizas de los deseos.

Hoy quiero amarte,
amarte en la locura que me consume.
La que rompe las formas y las ideas,
de querer como te quiero.

Hoy, precisamente hoy,
quiero hacerte el amor en la inocencia
de esta mañana fría y nublada.
donde los quejidos hagan brillar el sol.

Hoy mujer quiero hacerte el amor,
por que el mundo no se termina
para dos que hacen el amor.

MUJER

Hoy con tus ojos granos de hermosura te vi.
Te vi pasar por mi calle.
Hermosa y con el salero de mujer amada.
Hoy, precisamente hoy mujer te vi.
Trajiste a mi mente esos gratos recuerdos,
aquellos que junto a la ventana en noche
de luna llena y con olor a jazmín,
solo tú y yo conocemos.
Hoy te vi mujer para en la calzada de mi vida,
por donde tú sola sabes caminar.
Sí, más que una mirada te dirigí.
Eras mujer de esas tarde con esas noches,
de luna llena solo para mi.
Porque todavía este corazón sabe amar.

TOCANDO MI GUITARRA

Era la canción de la noche,
aquella que entonaba la tristeza.
La que escuchaba el corazón solitario
de la cigarra y el grillo.

Así eran mis pensamientos.
Díscolos y desatinados a tu llamado.
Deteniéndome en pequeñeces,
sin fijar las pupilas en tu sombra.

Deje el silencio de mis pensamientos,
al borde de tu respiración.
Recogí el fruto de mis plegarias.
Una mirada tuya.

Así llego la partida de los tiempos.
Cuando la guitarra sonó la última nota.
Era tu canción preferida.
Esa que solo un corazón puede tocar.
Un monologo eterno.
Un si en mi boca