lunes, 31 de julio de 2017

Colgué mis ideas en tu cuello

Colgué mis ideas a tu cuello.
Dejando que se movieran con tus latidos.
Sin importar los anatemas.
Fundí las palabras en tu piel morena.
No deje espacio para las dudas.
Cada palmo de tus poros los llené.
Ya sé a qué saben las ganas.
Unas tuyas y otra mía.

Colgué los quejidos junto a los tuyos.
Supe lo que era amarte en cualquier
instante.
Para eso no hay hora y segundos,
solo las ganas de amarnos en silencio.
Donde los murmullos rían y las querencias
duerman.
Colgué mis ideas en tu cuello.



No hay comentarios:

AMOR Y DOLOR

Cuando te han dicho que te aman Parece como si una cascada de agua fluyera por tus venas, la adrenalina corre como torrente al mar. ...