EN MI VENTANA



Soplad viento tempestuoso
desgarra tus ataduras efímeras,
contra esta roca
y este pecho.

Clava tus míseras garras
gemidos sordos y lúgubres,
rompe mi silencio,
deja abierta mi herida.

Cuando caiga la última gota,
entonces pronunciare su nombre.
¿Para qué esta agonía?
Porque tú y solo tú conoces mi porfía.

Sopla viento tempestuoso
ven a mí.
Lleva mis gemidos.
Grita por siempre su nombre.

Grita por siempre su nombre,
y dile que por callar mi dolor.
Muero lentamente en mi cadalso.
Recostado en el murmullo del viento.

Comentarios

Entradas populares de este blog

QUIERO HACERTE EL AMOR

MUJER

TOCANDO MI GUITARRA