sábado, 25 de octubre de 2008

EN MI VENTANA



Soplad viento tempestuoso
desgarra tus ataduras efímeras,
contra esta roca
y este pecho.

Clava tus míseras garras
gemidos sordos y lúgubres,
rompe mi silencio,
deja abierta mi herida.

Cuando caiga la última gota,
entonces pronunciare su nombre.
¿Para qué esta agonía?
Porque tú y solo tú conoces mi porfía.

Sopla viento tempestuoso
ven a mí.
Lleva mis gemidos.
Grita por siempre su nombre.

Grita por siempre su nombre,
y dile que por callar mi dolor.
Muero lentamente en mi cadalso.
Recostado en el murmullo del viento.

No hay comentarios:

AMOR Y DOLOR

Cuando te han dicho que te aman Parece como si una cascada de agua fluyera por tus venas, la adrenalina corre como torrente al mar. ...