sábado, 20 de diciembre de 2008

A MEDIA NOCHE



La tarde y tú
marcharon juntas,
con la brisa como canto.
Dejando en mis labios
el sabor del amor,
y la tortura de quererte.

Solo tengo como recuerdo,
el tatuaje de tus ojos
en mis pupilas,
y el sonido de tus pasos
cuando se alejan.

1 comentario:

P.v.a dijo...

Muy lindo poema, amigo mío, con un final brillante.
Abrazo, poeta...

AYER TE DIJE MUJER

Ayer te dije mujer Cuando tus manos tocaban la sinfonía del amor. Que el universo solo tenía una versión de la verdad. Tú y solo ...