viernes, 16 de enero de 2009

ADAGIO AL AMOR



Hoy nos tocamos con palabras.
Palabras que abrieron las puertas de las ganas.
Las de tenerte entre mis piernas,
donde se enciende la pasión y mueren los temores.

Hoy nos mordimos los labios,
sangrando sin dolor y sin sangre.
¿Para qué llorar donde hay ganas?
no es el sufrimiento ni la sangre derramada,
es el deseo de verte y no tenerte.

Siento entre quejidos como te toco,
como hundo mis sentimientos en tu vientre
y como tiembla al llegar las convulsiones del éxtasis,
en las melancolías de lo prohibido.

Toco tu espalda mojada por el sudor,
resbalando mis dedos por tus cabellos.
Trayendo hacia mí tu cadera de mujer realizada
a la vida incierta del placer,
en esos gemidos suaves como gorrión.

No hay comentarios:

AMOR Y DOLOR

Cuando te han dicho que te aman Parece como si una cascada de agua fluyera por tus venas, la adrenalina corre como torrente al mar. ...