DESEO



Hemos lastimado la idea sacrosanta
al desgarrar los clamores escondidos.
Cuando en gritos disparados silenciamos
la expresión de los amores rotos.

Ya sin saberlo y sabiéndolo,
te dejo navegar sin rumbo.
No sangra mas mi herida.

No hay expresión que reclame
tu presencia de mujer perenne.
Estando en paz con mi alma taciturna,
no hay gritos, no hay clamores.

Partiste para siempre de mi vera.
La ausencia no se reclama,
la soledad no es angustia ni agonía.

Sacrificamos las palabras en el viento,
esas voces de sirenas que escuchamos.
¡somos libres! Sí, libres.
De la prisión de tus labios y tus recuerdos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

QUIERO HACERTE EL AMOR

MUJER

TOCANDO MI GUITARRA