jueves, 19 de marzo de 2009

HABLANDO DE SOLEDAD



Cayó la gota fría
y tú, no estabas debajo del paraguas.

Cerré mis ojos
y tú, no estabas en las pupilas de la mañana.

Dejé las líneas bacías
y tú, no dejaste rastro de ti en ellas.

Vago por la inocencia de mis ideas,
y tú, no estas en el silencio de los clamores.

Te busco en millones de mariposas,
y tú no estas en los aleteos de las mismas.

Ya no doy pasos en el sendero,
tú, agotaste mi ruta de recuerdos.

Dejé el cristal de mi copa junto a la mesa,
bebí el último sorbo de tú vida triste.

Ya ves mujer,
no eres lo último que me queda.
Todavía tengo mi alma de enamorado.

No hay comentarios:

AMOR Y DOLOR

Cuando te han dicho que te aman Parece como si una cascada de agua fluyera por tus venas, la adrenalina corre como torrente al mar. ...