HABLANDO DE SOLEDAD



Cayó la gota fría
y tú, no estabas debajo del paraguas.

Cerré mis ojos
y tú, no estabas en las pupilas de la mañana.

Dejé las líneas bacías
y tú, no dejaste rastro de ti en ellas.

Vago por la inocencia de mis ideas,
y tú, no estas en el silencio de los clamores.

Te busco en millones de mariposas,
y tú no estas en los aleteos de las mismas.

Ya no doy pasos en el sendero,
tú, agotaste mi ruta de recuerdos.

Dejé el cristal de mi copa junto a la mesa,
bebí el último sorbo de tú vida triste.

Ya ves mujer,
no eres lo último que me queda.
Todavía tengo mi alma de enamorado.

Comentarios

Entradas populares de este blog

QUIERO HACERTE EL AMOR

MUJER

TOCANDO MI GUITARRA