Ir al contenido principal

Dime donde te amo



A ti que no entiendes el tic tac de mi corazón.
Que nunca sigues el ritmo de su compás,
ni bebe la sabia de su sentir quijotesco.
A ti.
Escribo estas líneas casi invisibles.

En las conversaciones sin palabras huecas,
de los gestos y los toques.
Dejo las señales de mi intención
en tu alma de mujer.
Cuando las cortinas se corren en el alma.

Amarte como lo hago,
es veneno que mata lentamente.
Debilitando poco a poco el ego de lo imposible.
Sabes como colocar los puntos de tus manos
lentamente en mis sentimientos derretidos.

Soy frente a ti y mis ganas
un Cantinflas de ideas ya leídas.
Escritas en los labios de la tarde.
Tarde que se pinta de rojo
para cantarle a la luna enamorada.

A ti que no entiendes el tic tac de mi corazón.
Que nunca sigues el ritmo de su compás,
Ni bebe la sabia de su sentir quijotesco.
Te dejo estas líneas arrugadas
Junto al lecho de la última cita.

Donde quizás se dio un adiós momentáneo
esperando el silbido de la noche.
La gota de agua en el charco seco.
Un caminar hacia la próxima esquina
Una hoguera que espera lentamente su consumo.

Un amor que ya no sabe callar.

Comentarios

Miguel Rone ha dicho que…
Este es el símbolo de un amor no comprendido, donde el poeta pasa desapercibido, ansiando un aleteo de en unas manos que no han correspondido a su ilusion.

Entradas populares de este blog

QUIERO HACERTE EL AMOR

Hoy quiero hacerte el amor,
en la desesperación de la inocencia.
En la rigidez de la palabra,
y en el temor de lo prohibido.

Hoy quiero hacerte mía,
donde solo existan tus quejidos.
Donde solo se escuchen mis deseos,
en la penumbra de mis labios.

Hoy quiero hacerte el amor,
y tenerte dentro de mi.
Dejando el fuego de la pasión
que nos queme en las cenizas de los deseos.

Hoy quiero amarte,
amarte en la locura que me consume.
La que rompe las formas y las ideas,
de querer como te quiero.

Hoy, precisamente hoy,
quiero hacerte el amor en la inocencia
de esta mañana fría y nublada.
donde los quejidos hagan brillar el sol.

Hoy mujer quiero hacerte el amor,
por que el mundo no se termina
para dos que hacen el amor.

MUJER

Hoy con tus ojos granos de hermosura te vi.
Te vi pasar por mi calle.
Hermosa y con el salero de mujer amada.
Hoy, precisamente hoy mujer te vi.
Trajiste a mi mente esos gratos recuerdos,
aquellos que junto a la ventana en noche
de luna llena y con olor a jazmín,
solo tú y yo conocemos.
Hoy te vi mujer para en la calzada de mi vida,
por donde tú sola sabes caminar.
Sí, más que una mirada te dirigí.
Eras mujer de esas tarde con esas noches,
de luna llena solo para mi.
Porque todavía este corazón sabe amar.

TOCANDO MI GUITARRA

Era la canción de la noche,
aquella que entonaba la tristeza.
La que escuchaba el corazón solitario
de la cigarra y el grillo.

Así eran mis pensamientos.
Díscolos y desatinados a tu llamado.
Deteniéndome en pequeñeces,
sin fijar las pupilas en tu sombra.

Deje el silencio de mis pensamientos,
al borde de tu respiración.
Recogí el fruto de mis plegarias.
Una mirada tuya.

Así llego la partida de los tiempos.
Cuando la guitarra sonó la última nota.
Era tu canción preferida.
Esa que solo un corazón puede tocar.
Un monologo eterno.
Un si en mi boca