EL SOLITARIO

Escarbe en las cenizas de mis recuerdos,
estaba tibia tu presencia en las mismas,
quise recogerlas y mimarlas,
pero ya el viento las disipaba.
Tome la llama de tus besos,
la cubrí con mis labios temblorosos,
queme mis ansias y mis ganas,
el viento las disipaba.
Retome los rastrojos de nuestros amores,
resguardando con mimo sublime
las palabras de aquella noche…
de luna llena…entrega total y fuego ardiente.
Cómo llama que todo consume,
solo cenizas en mis manos quedaban.
La agonía de un te quiero en la distancia,
la espera incierta de una entrega.


Comentarios

Entradas populares de este blog

QUIERO HACERTE EL AMOR

MUJER

TOCANDO MI GUITARRA