lunes, 9 de mayo de 2016

TÚ PRESENCIA DE MUJER

Encorvados los pensamientos,
juntando los entuertos del alma,
anda el desvencijado corazón,
de este triste marinero.
Bambolean los necios sentimientos
de vientos, amores de querencias,
encrucijadas de muchos cuentos,
cartas que jamás se escribieron.
Como cartero en un latido,
depositadas en el buzón de mis angustias,
espero las campanadas
que suenan con el viento.
Tanto enredo en mis palabras,
parecen precio de mercado,
en la única oferta que te hago;
de robarte un beso en la nostalgia.


No hay comentarios:

Y SI ME DAS UN BESO

Y si me das un beso. Uno debajo de cada bombilla. Uno a la luz de las luciérnagas. Pero solo uno. Que me parta el sentimiento; abriéndome el...