viernes, 30 de diciembre de 2011

ESCRITURA


Déjame escribir en tu piel
estos deseos galácticos.
Tomando como lápiz fugas
mis labios taciturnos.
Y tu mujer.
Escribe en mi pecho
las caricias de una tarde.
La candidez robada
a tus ojos grandes de luceros eternos.
Escribiré en el rubor de tu vientre
cuando se erizan las ideas,
este fuego que me quema
y solo tu presencia calma.

No hay comentarios:

CARTA A UNA MARIPOSA

A:  Una mariposa Ayer amor, mientras contemplaba cómo se marchaba la tarde, me hacía muchas pregunta de ti y de mí.               ...