viernes, 30 de diciembre de 2011

SIMPLICIDADES



Nadie lloraría por mi muerte,
tampoco saldrá una lágrima
por mis dolores.
No dejaran de acontecer los atardeceres.
Ni la luna dejaría de tener sus embrujos.

Seguro estoy de no escuchar mis latidos,
con la partida de esta osamenta.
Seguro estoy que mis pupilas
no brillaran más que el sol.

Pero te imaginaría lo que pasaría
si me regalaras un beso.
De esos soñados con las ganas
galácticas de los tiempos.
Y no lo guardara en la génesis
de las cosas eternas.

Sencillamente moriría.

No hay comentarios:

AMOR Y DOLOR

Cuando te han dicho que te aman Parece como si una cascada de agua fluyera por tus venas, la adrenalina corre como torrente al mar. ...